Bermillo de Alba (Zamora)

 

NUESTRO LENGUAJE

Diccionario  

 

 LA PECULIAR MANERA DE EXPRESARSE DE LAS GENTES DE NUESTRO PUEBLO SE ESTÁ PERDIENDO COMO CONSECUENCIA DE LAS NUEVAS MODAS CULTURALES. LO POQUÍSIMO QUE NOS QUEDA PERMANECE EN LA MENTE DE LOS MÁS VIEJOS. CON SU DESAPARICIÓN, NUESTRO LENGUAJE COMENZARÁ A SER HISTORIA.

Realizado porJusto Lira               


Muchos estamos interesados en la recopilación de aquellas palabras y expresiones, que resultan hoy día raras, porque pertenecieron al habla de nuestros abuelos y que están desapareciendo poco a poco del uso corriente debido al fallecimiento de los más ancianos del pueblo y a la difusión de nuevas corrientes culturales a través de la radio y la televisión, de forma que palabras como aricar, alquer, maquila, eufónicas y bellísimas, están condenadas a desaparecer del léxico español.
Los jóvenes, en su gran mayoría estudiantes, empleamos entre nosotros como diversión, los términos escuchados de boca de nuestros abuelos que más gracia nos hacen, pero nos avergonzamos cuando se nos deslizan fuera del entorno del pueblo. Por este motivo perderemos para siempre una de nuestras más arraigadas tradiciones, que constituyó una de las señas de identidad de las gentes de nuestro pueblo en otros tiempos. Algunas de estas palabras y expresiones son consideradas como anticuadas, mal dichas, vulgarismos pertenecientes a una forma de hablar trasnochada que los de la ciudad se ríen cuando los oyen. Los que así hablaban eran los de la tierruca, un término considerado despectivo. En muchos casos no se trata de eso sino de restos del antiguo dialecto leonés o de fases retrasadas en la evolución del latín al castellano fosilizadas en la mente de nuestros abuelos. Palabras como cayata, cambizo, riestras, son buen ejemplo de ello. Restos del dialecto leonés siguen vivos en nuestro pueblo en las generaciones maduras. La conversación familiar, la tierra y algunos aperos de labranza hoy en desuso guardan aún como reliquia esta riqueza dialectal a punto de perderse.

Por ello deseamos recoger algunas de esas expresiones, por formar parte de nuestro patrimonio lingüístico y cultural, al tiempo que rescatarlas para la posteridad.

RAÍCES HISTÓRICAS

Como todo lenguaje, el nuestro tuvo su propia evolución, con sus normas y rasgos morfológicos peculiares. Tres bloques de rasgos lingüísticos podríamos distinguir en Aliste: el propiamente dialectal, la influencia portuguesa y los vulgarismos comunes a toda la Península. A su lado una gran fuerza lingüística, cada vez más intensa: el castellano.


Lo dialectal

A pesar del repliegue constante a que se ve sometido por la influencia oficial del castellano oficial, existen aún en nuestro lenguaje algunos rasgos típicos del dialecto leonés.

Lo dialectal está presente en la conservación del diptongo ie en palabras como riestra ( de ajos), por ristra. También es típicamente leonés la conservación de la -e final latina en palabras como sede (sed), parede, rede También se puede apreciar en la palatalización de la L- latina en la palabra llares y el topónimo Llastras. La F- latina se conserva esporádicamente en palabras como feno por heno. La solución dialectal ch procedente de los grupos PL-, CL-, FL- prácticamente ha desaparecido y solo se encuentra en la palabra cheiro(olor). El grupo intervocálico latino -MB- tenía plena vigencia en palabras como cambizo, cambiza, acambizar, rembolque, lamber, pero apenas utilizadas ya con la desaparición de las tradicionales faenas agrícolas

La influencia portuguesa


Se aprecia una influencia parcial del portugués, sobre todo en el vocabulario, dada la proximidad geográfica. Así se explican palabras como aconchegar, tartamelo, gabia, cachorro.

Los vulgarismos

El tercer bloque lo constituyen los vulgarismos. Así se producen las variaciones de las vocales átonas, solas o en contacto con otras vocales (escrebir, Rifael, pion, inorancia, coluna, Madriz) Es abundante también en la morfología: la calor, en los numerales: deciséis, deciocho, en los pronombres: vos dejo, la mi madre, nenguno). El leonés alistano luchaba con el castellano oficial, sobre todo en el léxico, hasta no hace muchos años por su supervivencia, sobre todo en los aperos del campo, en las generaciones jubiladas. Hoy con la desaparición de las tradicionales faenas agrícolas- siega, trilla, limpia- se puede decir que la hegemonía del castellano es total reduciéndose lo leonés a un puñado de palabras presente en la mente de los más ancianos.

CARACTERÍSTICAS:

1) FONÉTICA
- El diptongo se mantiene todavía ante - s agrupada como en riestra ( de ajos). En otros casos aparece reducido como en doroncilla(comadreja).
- La -A inicial se transforma en i como en Rifael por Rafael.
- Vulgarismos: prencipal por principal
- Cierre de la o- en i: bichorno por bochorno.
- Cierre de la o- en -u: vusotros, nusotros
- La e se abre a a: Jasús por Jesús

En cuanto a las vocales finales merece la pena destacar la conservación de la -e final con bastante vitalidad: parede, sede por sed, rede o en algunos verbos como hace por haz.
En las vocales en contacto puede darse la pérdida de alguna de ellas como en trunfo por triunfo o dar lugar a hiatos como pior por peor, cantai por cantad.
Algunos grupos vocálicos se simplifican como anque por aunque.

CONSONATISMO

F- Se conserva aún viva en palabras como feno, fincón, fiedonda, falamendro, farrapo, facineroso, figüela "rosca típica de la época de carnaval" y la toponimia como Facera " lugar donde está el sembrado"
L- Se palataliza en ll en palabras como llares, llorigon, llata " finca estrecha" y en la toponimia Llamerona, Llastras
De la s- tenemos las siguientes variantes
S- S- da lugar a j-: jato
S- da lugar a ch-: como chino, chino...
S- da lugar z: cencillo " debil", zacho
En cuanto a las consonantes interiores merece la pena destacar la pervivencia con bastante vitalidad del grupo -MB- intervocálico latino en cambizo, rembolque, lamber, frente a otras formas simplificado como tamién y comenencia.
Los grupos consonánticos cultos por lo general la primera consonante se asimila a la segunda.
- GD- > D: Madalena
- CT- > C: Praticante, Vitoria, Vitor.
- NS->S: Costancia
- BS->S:Osequio
- MN->N Coluna

CONSONANTES FINALES
Es frecuente la conversión de d- en -z: Madriz, verdaz, saluz

VULGARISMOS
Menistro, vesita, carcañal, fror, arbañil, arbañal pelegrino, flaire
METÁTESIS( cambio de lugar de las letras)
1) VOCÁLICA: naide por nadie
2) CONSONÁNTICA:Pedricar por predicar , drento por dentro, estógamo por estómago, murciégalo por murciélago
ADICION Y SUPRESIÓN DE SONIDOS
-Dir por ir
-Emprincipiar
por principiar
-Entavía por todavía

CRUCE DE PALABRAS
-Neblina: niebla más nube
-Aruñar: arañar más uña
-Enrudiar: envolver mas rodar
-Zacho: azada más sacho

2)MORFOLOGÍA
SUSTANTIVO
Es frecuente el cambio de género
El calor , la color, la mugre
Los nombres de árboles frutales terminan en -al como rasgo común en todo Aliste: la peral, la manzanal, la nuezal
Existen casos generalizados de plurales lexicalizados como llares, estreldes.
En nuestro pueblo -y por extensión en Aliste - es frecuente utilizar el masculino con el fin de empequeñecer una cosa o despreciarla. Así el diminutivo "cortino" es más pequeño que la cortina. El "ventano" más pequeño que la ventana, y el "callejo" más estrecho que la calleja.
DIMINUTIVOS
Son propias las siguientes terminaciones:
-in: pelín, gatín, tantín
-eto: cascañeto


NUMERALES
Se oyen los siguientes vulgarismos: deciséis, deciocho


ACENTO VERBAL

Las variaciones acentuales de la conjugación se reducen a los verbos en -ear y a los que añaden una -i desplazando el acento hacia la vocal más abierta: pastio, estropio
Son muy comunes las formas vulgares dijon, trajon, vía(veía)

3)CONJUNCIÓN
Se oye la forma sigún

4)SINTAXIS
Se emplea el artículo ante nombres propios y sobre todo ante motes: el tío Rabiao, El mi muchacho

Ante nombres propios se utiliza el artículo más el calificativo tío: el tío fulano
Se pierde el artículo y se conserva la preposición por fonética sintáctica en la toponimia: Valdejaín

5)LA PREPOSICIÓN
Es general la pérdida de la preposición en frases con genitivo en la toponimia: El Alto el Cumbre, El Alto el Majadal. También se da el mismo caso en frases sin ser topónimos del tipo: en ca el tío fulano (una expresión con el mismo significado y la misma construcción que la catalana: can Perico, donde el artículo "el" castellano tiene su equivalente en el artículo catalán "en".


Vocablos de Bermillo de Alba

(Como se puede observar este diccionario está sin terminar. Se irá completando con las aportaciones de todos)

A   B   C   CH   D     F   G   H   I     K     LL   M   N   Ñ   O   P   Q   R   S   T   U   V   X    Z


A
Abajar: Bajar.
Abarbar: Coger a uno por la quejada.
Acantiar : Apedrear.
Acariñar : Acariciar.
Acarriar : Traer el trigo en haces a la era cargado en el carro.
Acezar : En los animales, respirar con fuerza sacando la lengua. Las vacas están acezando.
Acopio : Coger lo necesario.
Acrocollar : Gemidos de los marranos para atraer las crías.
Afarriarse : Estar muy ocupado, no tener tiempo de nada.
Afumar : Azuzar al perro para la pelea.
Agadañar : Segar con una guadaña.
Aguinaldo : Propina que se da a los nietos, ahijados, etc, generalmente por Navidad.
Agullar : Aullar.
Aguzar : Afilar.
Aijón :Aguijón.
Alaciar : Hacer señales a otra persona con la mano.
Alampar : En animales, asomar la cabeza por encima de la pared en busca de comida.
Alcagüete : Meticón.
Alfabeto : Analfabeto.
Alipende : Mala persona.
Almada : Almohada.
Alpargatas : Alparagatas.
Amampar : Escapar, huir a toda prisa.
Amarizarse : Sestear las ovejas o vacas.
Amayolar : Preparar algo.
Amolar : Fastidiar.
Amentar : Hacer mención de algo o a algo.
Amontiarse o amuntiarse : Escaparse de algún sitio, huir.
Amos : Vamos.
Amolar : Fastidiar a otra persona.
Amuelar : Hacer muelo.
Ancina : Encina.
Andalia : Sandalia.
Andorga : Estómago.
Andurriales : Terrenos de difícil acceso y poco productivos.
Antiayer : Anteayer.
Antruejo : Máscara de carnaval, carnaval.
Apañar : Recoger cosas del suelo.
Apechar o pechar : Cerrar la puerta con llave.
Apepitar : Matar a alguien.
Apeto, apetamente : Intencionadamente, expresamente.
Aposta : Intencionadamente.
Aposar : Posar.
Aquellar : Utilizado para designar cualquier actividad.
Arbañal : Desagüe.
Arbayada : Rocío.
Arbulario o arbolario : Botarate, persona alocada.
Argaña : Envoltura del del grano del cereal.
Argollar : Poner un alambre en círculo en el morro de los marranos.
Aricar : Meter el arado por el surco para matar las malas hierbas.
Arrabonar : Cortar el rabo de los corderos o perros para que no los arrastren.
Arranarse : Ponerse en cuclillas.
Arrapaciarse : Volverse atrás en un trato, es decir, actuar como un rapaz, como un niño.
Arrebañar : Apurar todo lo que hay en el plato hasta dejarlo completamente limpio.
Arrecadar : Recoger, guardar.
Arrecular o recular : Andar hacia atrás.
Arrefucir o arrefucirse: Remangarse
Arrimadero : Pared pequeña o apoyo para subirse al burro.
Arrodear : Dar la vuelta por un sitio más lejano para no pasar cerca de algo o de alguien. Rodear.
Arrodar : Rastrar, pasar la rastra para alisar el terreno.
Arrudiar : Tirar una cosa lejos.
Asnal : Cesto de mimbre para transportar uvas u otra fruta a lomos de caballerías.
Atadera : Manojo de centeno para atar haces.
Atitar:: Lo hace el toro que realiza un berrido continuado.
Atrancar : Trancar, cerrar una puerta con un tranco, con un palo que se coloca detrás.
Atropos : Mala vestimenta
Auñar: Escapar corriendo.
Avantal: Mandil de traje típico, delantal.
Avantón: Buitre. Persona que anda siempre por los caminos como alocada.
Aviar: Darse prisa.

B
Babo: Grano de la uva
Badallo: Badajo
Bambulia: Apariencia de riqueza
Bandal: Vientre de un animal
Barcao: Brazada de hierba, mies, leña, etc.
Baraño: Hilo de paja o hierba que queda al ser segado.
Beche: Macho cabrío.
Berrialina: El bramar de las vacas.
Bico: Orificio de algún recipiente.
Biendo: Bieldo.
Bimar: Arada que se da a la tierra para prepararla para la siembra.
Boches: Bofes, pulmones de un animal.
Bodón: Terreno húmedo y pantanoso.
Bruño: Ciruelo silvestre.
Buyaca: Fruto de los robles.
Buraco: Agujero en la pared.

C

Cabañal: Montón de leña preparada para quemar.
Cabija: Pasador de hierro para sujetar los cabijales.
Cabijales: Rimón del arado o del trillo.

Cabriada: Rebaño de cabras.
Cacaforra: Cosa inservible.
Cacifre: Finca demasiado pequeña.
Cachapero: Planta silvestre de flores amarillas y mal olor.
Cachaza: Calma, parsimonia.
Caldia: Cuando el hierro se pone al rojo vivo en la fragua. También se decía cuando había abundancia de sardas en la royo.
Cambiza: Rastra que se utilizaba para emparvar.
Cambizo: Timón del trillo.
Calambre:
Cancamurria: Atolondramiento que se produce con la gripe.
Cancín: Cordero de un año.
Candongo: Que pierde el tiempo de un lado para otro.
Caneco: Cuenco pequeño.
Cangallo: Racimo muy pequeño de uvas.
Cantragüezo: Rebollo, piedra grande y deformada.
Cañilero: Árbol con médula muy blanda en las ramas.
Cayata: Cayada.
Carioca: Cosa muy mala.

Crueca: Clueca. La gallina está crueca.
Cugüelmo: Cantidad de algo que se pone en un recipiente por encima de su capacidad real.

CH

D

Dental: Parte del arado donde se sujeta el resto de las piezas, la reja, la mancera, etc.

E

Entelar: Empachar, cuando un animal ha comido demasiado y tiene el estómago tan lleno que le impide hacer la digestión.
Espadar: Golpear una manada de lino con la espadilla para conseguir mayor finura y flexibilidad.
Espurrirse: Desperezarse estirando los brazos con profusión.

F

Falamendro: Trapo o vestido viejo puesto de cualquier manera.
Fincón: Piedra clavada en el suelo de forma vertical para formar una pared.

G

H

I

J

K

L

LL

M

Mancera: Parte del arado que se utiliza para sujetarlo con la mano y así poder dirigirlo correctamente.
Mayar: Golpear una manada de lino con el mayo (un trozo de madera redondo) sobre una piedra a  fin de flexibilizar sus fibras.
Mornal: Montón de haces de trigo, centeno, cebada en la era.
Muelo: Montón de grano limpio.
Mosquearse: Enfadarse.

N

Ñ

O

P

Peje: Cuando se limpia en la era, la fila de grano que queda limpio, sin paja.
Pina: Parte del arado que se utiliza para sujetar la reja. En general, cualquier pieza de madera o metálica en forma de cuña.

Q

R

Relvar: La primera arada que se hace en la tierra después de recoger la cosecha.
Respigar: Apañar espigas después de recogida la mies.
Rozada: (Aunque no es una expresión propia de Bermillo en exclusiva, incluimos esta palabra por su interés como forma propia de Aliste).

España, II, pp. 7-23.
(...) Es forma más curiosa de cooperación agrícola la de la "ROZADA" de Aliste , también en Zamora. Los vecinos de los pueblos de aquel territorio, que hacen "rozada" cada año, cada tres o cada cinco o seis, hombres y mujeres sin excepción, trabajan los terrenos comunales bajo la vigilancia de dos jueces, y estos terrenos quedan guardados por vigilantes que los dichos jueces envían.
A la hora de la recolección todos contribuyen a ella, como a la siembra, y la cosecha se reparte equitativamente, descontándose lo que se considere que vale el vino tomado en las diferentes reuniones y lo que cada cual deje de trabajar, por una causa o por otra.
El día en que se reparte el grano se solemniza con una colación de pan y vino, así como el de la inauguración de los trabajos, y con el reparto cesan los jueces en sus funciones.
& 100 Santiago Méndez, "Cooperación agrícola en tierra de Aliste", en Derecho consuetudinario..., cit. II. pp. 23-32. (Página II, 133) &
AUTOR: Caro Baroja, Julio
TÍTULO: Los Pueblos de España _ AÑO: 1946 _ PAÍS: ESPAÑA
TEMA: 15.Mitología y folclore _ PUBLICACIÓN: Istmo (Madrid), 1981
--------------------------------------------------------------------------------
Rozadas de aliste:
El campo y la tierra de Aliste se compone de un grupo numeroso de lugares ó concejos situados al NO. de la provincia de Zamora, partido judicial de Alcañices, en la misma frontera portuguesa; tributarios casi todos de la antigua casa de Alcañices, á favor de la cual reconocen el señorío directo sobre sus términos municipales.
Suelo pobre, la ganadería aventaja con mucho en importancia al cultivo del suelo.
Los terrenos de aprovechamiento común en la parte laborable se cultivan por el vecindario comunalmente, haciendo lo que llaman una rozada todos los años (Alcorcillo, Pobladura, Moldones, San Mamed, etc.), ó cada tres años (Nuez, Figueruela de Arriba, Grisuela, Bercianos, etc.), ó cada cinco ó más, conforme lo consiente la extensión del suelo disponible.
El conjunto de vecinos inscritos para la rozada se denomina cabildo.
Tienen derecho á tomar una parte igual todos los vecinos, sean ó no labradores, con tal de contribuir
...___________________...
(...) También Felipe V decretó una revisión análoga de los títulos de propiedad, respecto de una clase de heredades, en 1744 (Novísima Recopilación, lib.I, tít. 5, ley ii).
De aquí, por ejemplo, que los lugares de la tierra de Aliste que practican aquella manera más arcaica de comunidad, laboreando en común sus tierras comunes, no poseen de éstas sino el dominio útil, teniendo que tributar al marqués de Alcañices, por el reconocimiento del directo, cierto canon anual, sucesor en línea recta de la infurción y demás prestaciones señoriales que pagaron en tiempos á los antecesores del nombrado prócer (§ 48). (...)
AUTOR: Costa, Joaquín
TÍTULO: Colectivismo agrario en España _ AÑO: 1898 _
PAÍS: ESPAÑA _ TEMA: 15.Agricultura, ganadería, pesca y caza
PUBLICACIÓN: Imprenta de San Francisco de Sales (Madrid), 1898

Rueca: Útil donde se coloca la lana o el lino para hilarlo.

S

T

Tesar: Hacer caminar hacia atrás a un animal.
Trasga: Parte del yugo que sujeta éste al arado mediante la CABIJA.

U

V

 

X

Y

Z

 

 

 

Inicio

| ©2004 - 2006 F. Ramos