Bermillo de Alba (Zamora)

CLUB ATLÉTICO BERMILLO

Datos legales de la entidad

El 14 de abril de 1990 ante el Ilust. Sr Notario de Zamora D. Antonio Hernández Rodríguez se formalizó EL ACTA FUNDACIONAL de la entidad deportiva denominada "CLUB ATLÉTICO BERMILLO" de nuestra localidad, Bermillo de Alba (Zamora).

Nuestro club figura inscrito en el Registro de Asociaciones de la Junta de Castilla y León.

La Junta Fundacional la formaron: Ignacio Martín Lira, Manuel Bernardo Merino, Ángel Rodríguez Río, José Felipe Martín Lira y Miguel Ángel Gago González.

Otro momento importante en el devenir de nuestro club es el de la inauguración de la pista polideportiva en el año 1998, pista anhelada durante años, cuya construcción estuvo financiada por el Ayuntamiento de la localidad, la Diputación de Zamora y el Club Atlético Bermillo.

 

Aspectos deportivos

Se practican habitualmente los siguientes deportes:

-- Fútbol-Sala, en la actualidad, el más importante, tanto a nivel de entretenimiento como de competición.

-- Fútbol, con la llegada del fútbol-sala y en parte debido a la exigencia de un menor número de jugadores, fue perdiendo importancia, de forma que a partir de la construcción de la pista polideportiva dejó de practicarse a nivel de competición, desapareciendo casi por completo.

-- Baloncesto, a pesar de que existen unas canasta para su práctica casi no existe como tal deporte, salvo por entretenimiento.

-- Tenis de mesa, se realizaron competiciones durante seis años, aunque en la actualidad no existe.

-- Calva, es uno de los deportes tradicionales, practicado desde antiguo, posiblemente debido a su sencillez y a la facilidad para encontrar los útiles necesarios para su práctica, todos ellos naturales. Antiguamente se jugaba en la calle "los bolos", sobre tierra, en la actualidad se juega sobre el césped de la era, lo que posiblemente le añada dificultad a su práctica. Se colocan dos "chitos" (pequeños trozos de piedra en posición vertical sobre el suelo) a una distancia de 50 m. y con una "calva" (piedra plana redondeada o cuadrada a veces de pizarra). El juego consiste en lanzar con la calva desde un chito para darle al otro o aproximarse lo más posible. Se juega por parejas. La partida es a 50 puntos y gana la pareja que primero llegue a la citada puntuación. Se puntúa de la siguiente manera: a) si ningún jugador le da al chito, gana la pareja que uno de sus dos jugadores haya quedado más cerca del chito y suma dos puntos, b) si un jugador le da al chito suma cinco puntos para su pareja, en este caso cada jugador que le dé al chito suma los cinco puntos.

Parece que se practicaba otro deporte, el lanzamiento de barra o palanca, que consistía en lanzar una palanca corta y gruesa para intentar alcanzar la máxima distancia posible. No tenemos más datos sobre su práctica, aunque tenemos ligeros recuerdos sobre él.

-- Otros deportes, esporádicamente se han realizado competiciones de atletismo (medio fondo y velocidad), y de ciclismo.

 

Breve repaso a la historia deportiva y de resultados.

Al ser un pueblo de apenas 200 habitantes, puede llegar a los 600 en época estival, el deporte no ha tenido demasiada importancia en su historia, al menos los deportes modernos, parece que sí se practicaron deportes tradicionales, calva, etc. pero no disponemos de datos concretos sobre ellos salvo los citados más arriba.

Fue en los años sesenta cuando los estudiantes que salían fuera del pueblo, los maestros y algún cura (Heraclio) aportaron las primeras semillas para fomentar la afición a practicar deporte, principalmente fútbol.

De los primeros recordamos Tonito, Aurelio, Francisco, entre otros. Después vinieron Poli, Ángel, etc.

La consecuencia más directa fue que todos los días se jugase al fútbol en la escuela, desplazando a juegos infantiles tradicionales como el cautivo o el escondite. Los domingos se jugaban en la era partidillos amistosos entre los del pueblo. Los límites del campo eran casi imaginarios y las porterías dos piedras que hacían las funciones de postes.

Fue en 1976 cuando se hicieron las primeras porterías con unos palos de roble que se cortaron en la majada, toda una revolución deportiva en la época.

Es también en esta época cuando se incorpora otra nueva generación de jugadores, que junto con algunos de los anteriores, principalmente Francisco que por otra parte era el más joven de los antiguos, inician una nueva etapa en la práctica del fútbol.

Después de muchas discusiones en el bar sobre si la generación de los antiguos era mejor que la de los jóvenes, el problema se resolvió en un partido en la fiestas de 1976, Aurelio y Tonito se encargaron de hacer la selección de su generación y Ángel e Ignacio la de los más jóvenes. El partido se resolvió con victoria de los jóvenes por 5-1, y es a partir de aquí cuando los más marcan el inicio de un nuevo rumbo en el fútbol del pueblo.

El año 1977 se realizó el primer torneo de fútbol en las fiestas patronales contra el equipo de fútbol de Videmala de Alba ( a quienes desde aquí queremos rendir un homenaje y darles las gracias por los maravillosos recuerdos que nos traen a la memoria los partidos entre los dos pueblos), en fin, que el partido fue muy disputado y, ¡cómo no! con gol polémico incluido, conseguimos ganar nuestro trofeo por 2-1. (Ya en la época en que Heraclio era cura del pueblo se había celebrado algún partido de fiestas patronales, entre los del pueblo y los forasteros que venían a pasar las fiestas en casa de familiares y amigos).

Estos partidos de rivalidad vecinal entre los de Bermillo y los de Videmala, que los más veteranos de uno y otro pueblo recordamos cada año con cierta cara añoranza, fueron la semilla del futuro club y de los jugadores que vendrían más tarde.

Se mejoró el campo de juego, básicamente con la incorporación de unas porterías de hierro. Ignacio y Ángel se encargaron de comprar los tubos de hierro en Zamora, Onésimo realizó gratuitamente el transporte desde Zamora hasta el pueblo, Manolo realizó los cortes a la medida reglamentaria, soldó y, en fin, construyó las porterías, y Fabián y José Felipe las pintaron.

Estas porterías se hubieron de construir desmontables, de manera que se pudieran trasladar de un sitio a otro, pues en el verano las eras estaban ocupadas con la trilla de las mieses y demás tareas agrícolas propias de la época. El que fueran desmontables nos permitió, por otra parte, que se las pudiésemos prestar a algún pueblo vecino, Fonfría, para la realización de su torneo de fiestas. Fueron las mejores porterías de la comarca y todavía se conservan en buen estado.

El coste total de las porterías fue de 15.000 pts. de la época y el dinero para pagarlas se obtuvo de unas rifas de las que se encargaron los del bar de Félix. Todos los vecinos del pueblo participaron en la compra de las rifas.

Desde ese primer trofeo de fiestas todos los años se ha realizado, pero en los últimos años el fútbol ha sido sustituido por el fútbol-sala a partir de la construcción de la pista polideportiva. Algunos años convivieron el fútbol, cuyos partidos se celebraban en las eras, y el fútbol-sala, cuyos partidos se celebraban en la pista de Fonfría. También se celebraron algunos torneos por Navidad y por Semana Santa.

Desde el año 1976 siempre ha habido un equipo de fútbol que en los últimos años ha sido sustituido por 1 ó 2 equipos de fútbol-sala y se ha participado cada año en varios torneos, unas veces con mejores resultados que otras, aunque se han ganado torneos en casi todos los pueblos de la comarca.

Aquel primer equipo estaba formado, entre otros por Ignacio, Ángel, Miguel Ángel, Poli, Francisco, Manolo (Blas) y sobre todo los "franceses" de Estrasburgo, José y Carlos, que le dieron un toque de calidad desconocida por estos lares. (Prometemos nombrar a todos los miembros del equipo si alguien nos puede proporcionar información al respecto y si encontramos alguna foto la publicaremos).

Su triunfo más sonado fue la consecución del torneo de Fonfría en el verano de 1981. Con una participación de lujo, pues jugaron los equipos de Castro, Bermillo, Fonfría y El Pantoja de Zamora, que por aquella jugaba en la primera regional zamorana. En semifinales se jugó un gran partido contra Fonfría ganado por 1-4, con dos goles de cabeza de Miguel Ángel que recordaba al mejor Santillana, y Francisco cree recordar, no es seguro, haber marcado un gol olímpico. La final se jugó contra El Pantoja ganado por 1-0, gol de Ángel de penalti cuando quedaban pocos minutos para finalizar el partido.

Posteriormente han seguido llegando generaciones de buenos jugadores que han ido afianzando el equipo y dándole la calidad suficiente como para ser un equipo respetado en la zona.

Destacar a los José Felipe, Javier, que jugó pocas temporadas, y posteriormente a Toño, Martín, Santiago, etc, que van dando paso a Juanito, Miguel (técnica pura), Manolo (un gran portero) y Martín (francés de Estrasburgo). A ellos añadimos los más jóvenes, posiblemente los de más calidad con Juan Luis, José Mari, David, Roberto (¡qué broncas que les pega a los defensas!), Víctor, Ángel, Miro, Pedro, con los que creemos tenemos cantera para seguir existiendo, a pesar de que el pueblo padece el mal de todos los pueblos, se queda vacío, salvo en verano.

Destacar la participación en el torneo de Fonfría en el que de las 18 ediciones, la primera la ganó Alcañices, el equipo de Bermillo ha ganado 14 y ha perdido dos finales ante el equipo anfitrión.

Además se han ganado torneos en diversos pueblos, Samir, Videmala, Alcañices, Villalcampo, Pino, Villapera, Vegalatrave, Nuez, Rabanales.

El triunfo en el buen torneo de Rabanales tenía como premio, además del trofeo, una espléndida cena en un restaurante de la zona. Ganamos por 9-2 al equipo anfitrión. Lo mejor vino después a la hora de la cena cuando los jugadores fueron recibidos con una clamorosa ovación por más de 200 persona que se encontraban en el restaurante, la mayoría vecinos de Rabanales que nos recibieron en pie aplaudiendo durante más de cinco minutos. A la mayoría de los jugadores, que no salían de su asombro, les salían los colores por todas partes. Ese es un gesto de deportividad que honra a quien lo realiza, en esta caso los vecinos de Rabanales.

Durante los años 1989 y 1990 nos mantuvimos imbatidos.

En los años 1994 y 1995 participamos en la liga regular de fútbol-sala de Zamora, disputando los partidos en el Ángel Nieto de la capital. Obtuvimos un meritorio quinto puesto en las dos temporadas.

Una temporada muy importante fue el verano 2001 donde se ganaron todos los torneos en que participamos, Vegalatrave, Bermillo, Fonfría y Samir.

En el verano de 2002 destacar el triunfo en el torneo de Nuez ante el equipo anfitrión, posiblemente el mejor equipo de la zona. Resultado final 3-2 después de un gran partido.

Por último, y por ahora, reseñar que esta año, después de 26 años jugando en el equipo, Ángel se ha retirado, esperemos que no de forma definitiva, le agradecemos su dedicación con la sabemos que seguiremos contando. Fue durante la final del torneo de fútbol-sala de las fiestas patronales, que precisamente jugaban los equipos Atlético Bermillo A, su equipo, contra el Atlético Bermillo B, la victoria fue para los último por 5 a 3.

 


 

 

 

Inicio

| ©2004 F. Ramos